CNR y GORE Ñuble destacan el desarrollo de más de 70 nuevos proyectos en esfuerzo conjunto por fortalecer el riego regional

Sábado, 15 de Abril de 2023

La alianza entre la Comisión Nacional de Riego (CNR) y el Gobierno Regional de Ñuble (GORE Ñuble) permitió una inversión pública superior a los $3.200 millones y se convirtió en una eficaz herramienta para incorporar al riego a 137 agricultores “blancos” del Laja Diguillín.

Hasta el sector de Las Quilas llegaron regantes y autoridades para inaugurar el revestimiento de más de medio kilómetro del canal San Rafael, obra que permitió incorporar al riego a un centenar de los denominados “blancos” del Laja Diguillín. Esta obra es uno de los 73 proyectos desarrollados en el marco de convenio entre el Gobierno Regional de Ñuble y la  Comisión Nacional de Riego (CNR), orientado al diseño de nuevos concursos que permitieran fortalecer el riego regional, con una focalización especial desde el territorio.

Fueron cinco los concursos realizados por la CNR, con recursos del Gobierno Regional de Ñuble, que determinaron la ejecución de 73 proyectos de riego, por un monto total cercano a los $2.750 millones. De estas obras, 35 corresponden a sistemas de tecnificación para pequeños agricultores de la región, por un monto superior a los $ 321.180 millones, y 38 corresponden a obras civiles de conducción y distribución por cerca de $2.429 millones, los cuales permitieron mejorar sus canales a ocho organizaciones de regantes de Ñuble.

“Hoy estamos inaugurando un tramo del canal San Rafael, trabajo mancomunado entre el Gobierno Regional y la Comisión Nacional de Riego (CNR), que nos permitió revestir canales para mejorar la capacidad de nuestros productores, en este caso en particular, de San Ignacio. Este convenio aumentó la capacidad de hectáreas que se cultivan pero principalmente aseguró el riego para los productores que antes no podían hacerlo y no tenían la capacidad para poder tener agua en sus predios”, precisó el Gobernador Regional de Ñuble, Óscar Crisóstomo.

En esa misma línea, la máxima autoridad regional resaltó la importancia de este convenio “por eso estamos replanteando su segunda fase y le hemos pedido a la CNR aumentar la capacidad de hectáreas y también innovar en tecnología que permita ir disminuyendo el costo de revestimientos para así aumentar la cantidad de kilómetros que se pueden revestir, de manera que las personas beneficiadas mejoren su productividad”.

Por su parte, el Coordinador Zonal Biobío-Ñuble de la Comisión Nacional de Riego, Jorge Muñoz, señaló que “estamos llegando al final de un proceso que trajo buenas noticias para el riego de Ñuble, y quisimos cerrarlo celebrando con los regantes de más de 30 organizaciones que fueron beneficiadas con estos recursos y que provienen de San Ignacio, Bulnes, San Carlos, Ñiquén, San Nicolás, Coihueco, Pinto y Chillán”.

“El Convenio CNR – GORE Ñuble se convirtió en una eficaz herramienta para llegar donde no podíamos realizarlo a través de los concursos normales de la Ley de Riego y eso ha permitido entre otras cosas sumar cerca de 900 hectáreas blancas al riego. Además, destacamos la instalación de 35 proyectos de tecnificación para la pequeña agricultura, 29 de ellos con generación de energía fotovoltaica”, concluyó Muñoz.

En la ocasión, el Seremi de Agricultura Antonio Arriagada, aseguró que el gobierno del presidente Gabriel Boric entregó un respaldo muy fuerte al riego, con un presupuesto en 2023 para Ñuble de 11,500 millones de pesos y que estará a disposición de pequeños y medianos agricultores, agrupaciones de mujeres, comunidades indígena, entre otros.
“Este presupuesto, que es el más grande que ha tenido la Región en temas de riego, también tendrá un complemento con el aporte que haga el Gobierno Regional, porque al escuchar a las autoridades locales, es una la manera en que las políticas centrales puedan aterrizar eficientemente en las comunidades locales. Por eso este convenio ya nos muestra resultados concretos, como permitir que los más “blancos” del Laja – Diguillín, comiencen a tener riego”, aseguró.

Ante esto Miguel Cares Jara, regante del canal San Rafael, comentó que “la importancia para nosotros de este proyecto es que ganamos más agua, ya que antes del revestimiento del Canal había una filtración de un 30%, por lo que desde la bocatoma hasta el último regante, existía una pérdida muy considerable del recurso hídrico. Por eso, disminuir esta pérdida entre los 900,5 metros de extensión del Canal nos encamina a uno de nuestros objetivos que es llegar con todos los metros cúbicos por segundo que nos entrega la Junta de Vigilancia, hasta el último regante pero con una estructura sólida para no tener pérdidas.

El convenio CNR Gore Ñuble además del componente relacionado al cofinanciamiento de proyectos para construcción de infraestructura de riego intra y extra predial consideró la realización de estudios y programas. Es así como se desarrolló el Estudio Diagnóstico del riego en la comuna de San Fabián, sector 6 del Embalse La Punilla; el Programa de Saneamiento y Regularización de Derechos de Aguas, Cuenca del Río Cato; y el Programa de Fortalecimiento de Organizaciones de Usuarios de Aguas en el Río Chillán.

Finalmente, el convenio consideró un componente de fortalecimiento de organizaciones, por lo cual se trabajó con dos organizaciones de usuarios de aguas; Comunidad de Aguas Pomuyeto Ossa y Comunidad de Aguas Estero las Rosas Bocatoma El Peral, con el objetivo de actualizar el catastro de regantes y avanzar en el proceso de constitución de la organización.

Compartir: Redes Sociales: Facebook Redes Sociales: Twitter Redes Sociales: WhatsApp